PROYECTO CONSTRUYENDO CON LADRILLOS CONTRA LA VIOLENCIA FAMILIAR

En sentido estricto nadie puede hoy dar una cifra acertada sobre el número de personas que viven en pobreza en México. Así es porque, a pesar de que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) ha presentado una nueva y más completa medición de la pobreza. Coneval nos dice que en 2008 había 47.19 millones de personas en pobreza multidimensional, de las cuales 35.99 millones eran consideradas como pobres moderados y 11.20 millones como pobres extremos. Adicionalmente, 35.18 millones fueron clasificados como vulnerables por carencias sociales y otros 4.78 millones como vulnerables por ingreso. Esos datos implican que sólo 19.53 millones de mexicanos no eran pobres ni vulnerables por carencia social o por ingreso, al finalizar 2008. Ser pobre multidimensional significa estar privado de ingresos y, de manera simultánea, del cumplimiento de los derechos sociales fundamentales. Los indicadores considerados por el Coneval son: a) rezago educativo; b) acceso a servicios de salud; c) acceso a seguridad social; d) calidad y acceso a servicios en la vivienda; e) calidad y espacios de la vivienda, y f) acceso a la alimentación. Para estimar los niveles de bienestar se consideró la cantidad de personas que vivía por debajo de la línea de bienestar mínimo y las que se encontraban por debajo de la línea de bienestar. Esta metodología muestra que la pobreza tiene que ver con mucho más que la mera carencia de ingresos y que, aun con esta medición, hay factores de vulnerabilidad no considerados que, de incorporarse en próximas estimaciones de pobreza, podrían darnos cuenta de la complejidad.